La riqueza de México: lo que se gana en capital intangible se pierde en capital natural

Escrito por Eugenio Fernández Vázquez en General 15 febrero 2011

Como decíamos ayer, hace un par de semanas se presentó el reporte La riqueza cambiante de las naciones, del Banco Mundial. Es un documento utilísimo que habla sobre los capitales (capital producido, capital natural y capital intangible) de los países, e incorpora las posibilidades de mantener esa riqueza en el futuro. El documento es verdaderamente interesante y es una nueva herramienta para entender el desarrollo actual del mundo y las posibilidades de aumentarlo.

Estas cifras, sin embargo, tienen que verse con mucha mayor profundidad para entenderlas del todo. Las dificultades para medir los servicios ambientales que nos brinda la biodiversidad (¿cuánto vale la absorción de CO2, o frenar la erosión, o regular la temperatura?), la dificultad para sustituir una forma de capital por otro (por muchas carreteras que se construyan, el pavimento no puede sustituir al agua) y la incertidumbre sobre los inventarios de algunos recursos (la pesca y la vida en los mares, por ejemplo), hacen que el reporte del Banco Mundial pueda ser engañoso si no se le toma con pinzas.

Según los datos del reporte, México logró aumentar su riqueza per capita en un 18% entre 1995 y 2005; Brasil, un 10%, y China casi la duplicó. América Latina en su conjunto aumentó su riqueza per capita un 10%, mientras que los países ricos, miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, la hicieron crecer un 22%. Pero no es para echar las campanas al vuelo.

Foto de Rodolfo Araiza con licencia CC

Si se ve la composición de ese crecimiento, está claro que la riqueza de México creció por las mejoras en la certeza jurídica que se registraron durante los últimos años del siglo XX y los primeros del XXI, además de por el aumento en la escolarización, pero el capital natural sigue perdiéndose en el país. Acabar con los bosques, mantener el campo abandonado y agotar las reservas de petróleo disminuyen nuestra riqueza, y hacen que nuestro crecimiento sea menos sustentable. El aumento de la riqueza de México se dio a pesar de que el capital natural restó 10% a ese crecimiento, y la degradación de los bosques 1%, la producción agrícola 2% y el agotamiento de las reservas de hidrocarburos 7%.

Algunas de estas mediciones pueden cambiar ahora que los productos agropecuarios han subido tanto de precio, pero la realidad de fondo es la misma: lo que ganamos en capital intangible lo estamos perdiendo en capital natural. En tres palabras: estamos destruyendo riqueza, y si seguimos así será difícil que en el futuro, inclusive en el futuro cercano, podamos seguir aumentando el nivel de vida.




La riqueza de las naciones: capital natural, producido y humano en el mundo

Escrito por Eugenio Fernández Vázquez en General 14 febrero 2011

Al montón de cuentas y cifras que aparecen cada año sobre los países, se le acaba de sumar una más, pero ésta es distinta, y dice mucho más de lo que hasta ahora se había presentado. Se trata del último reporte del Banco Mundial sobre La riqueza cambiante de las naciones, que reúne y analiza los números sobre los recursos con los que cuentan los países del mundo, y las posibilidades de mantener esos recursos a futuro, o sea, qué tan sustentable es esa riqueza.

La diferencia fundamental de este trabajo – que elabora sobre uno anterior, ¿Dónde está la riqueza de las naciones?, también del Banco Mundial – es que no habla sobre ingreso, como hacen otras cifras (el PIB, por ejemplo, de una u otra forma), sino sobre el capital que permite generar ese ingreso. Y no sólo habla sobre el capital como lo entendemos generalmente, como recursos financieros o maquinaria, sino de los recursos que permiten echar a andar la economía: capital producido (máquinas, puertos, carreteras, vehículos, servidores de Internet… infraestructura, en fin), capital natural (la tierra y sus cosechas, los bosques, los recursos no renovables, áreas naturales protegidas) y capital intangible (educación, salud, la calidad de las instituciones y la certeza legal de los ciudadanos, entre otras cosas que están ahí pero no se pueden “tocar”). Incorpora también en la cifra total, y la de cada uno de los componentes, las posibilidades de mantenerlos en el futuro, descontando la destrucción de capital y sumando la acumulación.

Además de la explicación sobre cómo se construyeron las mediciones, qué elementos se incorporaron y por qué son importantes, La riqueza cambiante de las naciones presenta la evolución de esta riqueza entre 1995 y 2005. Aunque muchas de las cifras podrían haber perdido algo de sentido tras la crisis de 2008 que sigue hasta ahora, el reporte dice mucho sobre el estado del mundo.

Mañana les presentaremos cómo ha evolucionado la riqueza de México, y algunas dudas que hacen que estas cifras, aunque utilísimas, tengan que tomarse con mucho cuidado.




En México haz algo creemos que todos podemos y debemos hacer algo a favor del medio ambiente. En la búsqueda de salvar a nuestro planeta no existen las acciones pequeñas. Son los esfuerzos de cada uno de nosotros, por más pequeños que estos parezcan, los que lograrán darle un futuro mejor a nuestro mundo y nuestro país. En esta página encontrarás noticias sobre medio ambiente, información sobre temas relevantes, y lo más importante, acciones que puedes realizar a favor de la ecología.


Más acerca de nosotros

  • Organizaciones participantes


  • Buscar en el sitio


  • Suscríbete

    Recibe las novedades del sitio en tu lector de feeds, correo electrónico o twitter:

  • De la comunidad