La riqueza de las naciones: capital natural, producido y humano en el mundo

Escrito por Eugenio Fernández Vázquez en General 14 febrero 2011

Al montón de cuentas y cifras que aparecen cada año sobre los países, se le acaba de sumar una más, pero ésta es distinta, y dice mucho más de lo que hasta ahora se había presentado. Se trata del último reporte del Banco Mundial sobre La riqueza cambiante de las naciones, que reúne y analiza los números sobre los recursos con los que cuentan los países del mundo, y las posibilidades de mantener esos recursos a futuro, o sea, qué tan sustentable es esa riqueza.

La diferencia fundamental de este trabajo – que elabora sobre uno anterior, ¿Dónde está la riqueza de las naciones?, también del Banco Mundial – es que no habla sobre ingreso, como hacen otras cifras (el PIB, por ejemplo, de una u otra forma), sino sobre el capital que permite generar ese ingreso. Y no sólo habla sobre el capital como lo entendemos generalmente, como recursos financieros o maquinaria, sino de los recursos que permiten echar a andar la economía: capital producido (máquinas, puertos, carreteras, vehículos, servidores de Internet… infraestructura, en fin), capital natural (la tierra y sus cosechas, los bosques, los recursos no renovables, áreas naturales protegidas) y capital intangible (educación, salud, la calidad de las instituciones y la certeza legal de los ciudadanos, entre otras cosas que están ahí pero no se pueden “tocar”). Incorpora también en la cifra total, y la de cada uno de los componentes, las posibilidades de mantenerlos en el futuro, descontando la destrucción de capital y sumando la acumulación.

Además de la explicación sobre cómo se construyeron las mediciones, qué elementos se incorporaron y por qué son importantes, La riqueza cambiante de las naciones presenta la evolución de esta riqueza entre 1995 y 2005. Aunque muchas de las cifras podrían haber perdido algo de sentido tras la crisis de 2008 que sigue hasta ahora, el reporte dice mucho sobre el estado del mundo.

Mañana les presentaremos cómo ha evolucionado la riqueza de México, y algunas dudas que hacen que estas cifras, aunque utilísimas, tengan que tomarse con mucho cuidado.




Preocupante estudio del MIT sobre el cambio climático

Escrito por Agustín Mustieles en Calentamiento global 27 mayo 2009

su

Un estudio del Massashusetts Institute of Technology (MIT) basado en el, hasta el momento, más detallado modelo para prever el calentamiento de la tierra en este siglo, concluyó que sin acciones rápidas y contundentes, el aumento de la temperatura terrestre sería el doble de lo que se previó hace 6 años.

El estudio utiliza el MIT Integrated Global Systems Model, una detallada simulación computacional de la actividad económica global y de los procesos climáticos que ha sido desarrollado desde principio de los años noventas.

Muchos modelos anteriores sobre el aumento de temperatura en la tierra basaron sus resultados en las variaciones físicas del del sistema climático en sí mismo. El modelo del MIT es el único que interactivamente también incluye de forma detallada  los posibles cambios en las actividades humanas , por ejemplo el grado de crecimiento económico , asociado con el uso de energía, en diferentes países.

Estás nuevas proyecciones indican que la media en el aumento de la temperatura en 2100 sería de 5.2 grados centígrados, con un 90 por ciento de probabilidad que se encuentre en el rango de los 3.5 y 7.5 grados. Esto en comparación con el estudio de 2003 que concluía un aumento de 2.4 grados.

Vía: MIT




La quinta parte de las emisiones de carbono está siendo absorbida por el crecimiento extra de los bosques tropicales

Escrito por Agustín Mustieles en Calentamiento global,Ecosistemas 23 febrero 2009

ar Los árboles que están en los trópicos se están haciendo más grandes y están ofreciendo una ayuda inesperada en contra del cambio climático de acuerdo a científicos.

Un laborioso estudio respecto a la circunferencia del los troncos de más de 70 mil árboles en África ha demostrado que las selvas y bosques tropicales están sacando de la atmósfera más dióxido de carbono de lo que hubiéramos supuesto. Cerca de la quinta parte de las emisiones de dióxido de carbono producidas por la combustión de combustibles fósiles son absorbidas por los bosques de África, América y Asia.

Simon Lewis, experto en cambio climático de la Universidad de Leeds, quien lideró el estudio, dijo: “Estamos recibiendo un subsidio gratis gracias a la naturaleza.”

En el estudio se midieron árboles en diez países africanos y se comparó con datos tomados hace 40 años y en promedio los árboles crecieron notoriamente. Este descubrimiento sugiere que el incremento de CO2 en la atmósfera puede estar fertilizando los bosques maduros provocando este crecimiento extra de los árboles.

El crecimiento de los árboles desde la década de los sesenta implicaría que cada hectárea de bosque intacta, por este crecimiento extra, habría absorbido .6 toneladas de carbón por año, lo que implicaría en total 4.8 billones de toneladas –cerca del total de las emisiones de Estados Unidos– son removidas cada año.

Simon Lewis dijo: “Son buenas noticias por ahora, pero el efecto no durará por siempre. Los árboles no pueden seguir creciendo y creciendo.”

Los científicos hicieron un llamado a intensificar los esfuerzos en encontrar una vía para la protección de los bosques tropicales en el esquema de créditos de carbono como parte del nuevo acuerdo sobre cambio climático global que remplace al Protocolo de Kyoto.

Fuente: The Guardian




El calentamiento global está sofocando los océanos

Escrito por Agustín Mustieles en Calentamiento global,Ecosistemas 28 enero 2009

marLos peces podrían desaparecer de grandes extensiones de los océanos por miles de millones de años a menos que logremos reducir drásticamente las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

Gary Shaffer, de la Universidad de Copenhague, Dinamarca, y su equipo, han utilizado modelos computacionales para hacer un análisis a largo plazo del impacto del calentamiento global en los océanos, mirando a 100 mil años al futuro. Esto es importante porque a mayor temperatura del agua, menos oxígeno está disuelto en ella, afectando directamente la cantidad de vida que puede soportar.

Para estimar la cantidad de oxigeno que podría perderse en los mares, el equipo de científicos partió de dos posibles escenarios publicados por el Panel Intergubernamental en Cambio Climático respecto a la quema de combustibles fósiles. El peor escenario es aquel en el que en el siguiente siglo utilizáramos las tres cuartas partes de las reservas mundiales de combustibles fósiles. En el otro escenario, que podríamos llamar medio, es que quemáramos sólo la cuarta parte de las reservas.

Bajo el peor escenario, el nivel de oxígeno en los mares caería más de un 40 por ciento y se multiplicarían hasta por 20 las áreas de «zonas muertas» de los océanos, como las que ya se han descubierto en el Pacífico este y en el norte de océano Índico, donde hay tan poco oxígeno en el mar que los peces no logran sobrevivir. Incluso en el mejor escenario planteado por los científicos, las «zonas muertas» se multiplicarías tres o cuatro veces. Las aguas profunda y frías también se verían afectadas si el calientamiento de las aguas superficiales contiene la llegada de oxígeno a las zonas más profundas.

Las proyecciones de Shaffer sugieren que las capas superficiales de los mares llegaran a sus menores niveles de contenido de oxígeno en el siglo XXII y las aguas profunas cientos de años después. Los oceanos tardaran muchísimo tiempo en recuperar sus niveles de oxigenación a los niveles de la era preindustrial, aún después de 100 mil años, los niveles de oxigeno apenas se habran recuperado en un 90 por ciento.

Fuente: Environmental News Network




Arrojarán hierro al océano buscando reducir CO2 en la atmósfera

Escrito por Agustín Mustieles en Calentamiento global 27 enero 2009

polasEl gobierno de Alemania a permitido a una misión científica a bordo del barco Polastern, uno de las embarcaciones oceanográficas más avanzadas del mundo, a arrojar 6 toneladas de sulfato de hierro en polvo en un área de 300 kilómetros del Atlántico Sur. Lo que busca el Instituto de Investigación Polar alemán Alfred Wegener es comprobar cómo afecta el hierro al crecimiento del fitoplancton (diminutas algas unicelulares). El fitoplancton no sólo representa la base de la alimentación de la vida marina, sino que también desempeña un papel clave en la fijación o absorción del dióxido de carbono (gas de efecto invernadero) presente en la atmósfera. Si el hierro induce la proliferación de las algas y éstas absorben más dióxido de carbono, la fertilización del agua sería una forma de lucha contra el calentamiento global.

A bordo del Polarstern, de 120 metros de eslora, van 48 científicos, de los cuales 30 son indios, ya que Lohafex se enmarca en un acuerdo de colaboración entre instituciones científicas de la India, Europa y Chile firmado el 30 de octubre de 2007 en Nueva Delhi.

Este proyecto a causado una enorme polémica entre medioambientalistas. Un conocido estudio científico publicado en abril de 2007 en la revista Nature, que revelaba los resultados de un extenso programa llevado a cabo alrededor de las islas Kerguelen en Bretaña, concluyó que echar hierro en el mar sería de 10 a 100 veces menos eficaz que el proceso natural, y que el 90% del hierro esparcido se perdería en el océano. Asimismo, muchos expertos temen que, pese a su escasa eficacia, los efectos secundarios sean peligrosos.

El hierro se vierte en forma de nanopartículas, por lo que el impacto sobre los ecosistemas es imprevisible. Algunos científicos hablan de una posible reacción química que generaría un gas de efecto invernadero, el protóxido de nitrógeno (N2O), más potente que el CO2, lo que no sólo anularía los objetivos buscados, sino que podría incrementar los efectos opuestos.

Fuentes: El Mundo y El País




Los peces son nuestros aliados en la lucha contra el cambio climático

Escrito por Agustín Mustieles en Calentamiento global,Ecosistemas 19 enero 2009

peca1Los peces pueden ser nuestro aliado natural en la lucha contra el cambio climático en los mares. Las excreciones de los peces juegan un papel fundamental en mantener el delicado balance de nivel de acidez en los océanos, señala un estudio. Esto, gracias a que los peces excretan carbonato de calcio, compuesto que ayuda a disminuir los niveles de acidez. Además, el estudio revela que hay 2 billones de toneladas de peces en los océanos del planeta.

El dióxido de carbono que liberamos a la atmósfera acidifica los océanos al disolverse en sus aguas. Esto genera graves problemas, como por ejemplo el daño que recibe el plancton, base de la cadena alimenticia de los mares, dado que la acidez literalmente disuelve sus esqueletos. Otro gran problema es el daño que la acidez provoca a las barreras coralinas, tema que ya hemos comentado en este blog.

Al beber agua salada, los peces ingieren grandes cantidades de calcio, el cual desechan en forma de «piedras» de carbonato de calcio. El estudio de Rod Wilson, de la Universidad de Exeter en Gran Bretaña, ha determinado que ante mayor temperatura del agua, más » piedras» de carbonato de calcio excretan los peces, sobre todo los pequeños.

Dado que la producción de carbonato de calcio aumenta con una mayor temperatura del agua, al presentarse estas condiciones ocasionadas por el cambio climático, es de esperarse que lo peces excreten más carbonato de calcio y con ello ayuden a mantener un mejor nivel de acidez en los océanos. Esta es una buena noticia, sin embargo nos enfrentamos al problema de la pesca inmoderada en nuestros mares, dado que ya no sólo pone en riesgo la alimentación de millones de familias en el mundo, también por ella podríamos estar acabando con un aliado natural en contra del dióxido de carbono.

Fuente: NewScientist




La NASA lanzará un satélite para observar el dióxido de carbono en la tierra

Escrito por Agustín Mustieles en Calentamiento global 14 enero 2009

La Nasa lanzará al espacio el Observatorio Orbitador de Carbono (OCO) el próximo 23 de febrero, a bordo del cohete Taurus XL, desde la base californiana de Vandenberg. El satélite rastreará el dióxido de carbono más cercano a la superficie terrestre, dónde más se notan sus efectos. Tendrá una vida útil de dos años y su misión es cartografiar los puntos de emisión y absorción del gas y conocer mejor cómo se desplaza el dióxido de carbono por la atmósfera.

sat

Existe un gran desconocimiento sobre el comportamiento de este gas, la situación y el papel de los sumideros. Se estima que el propio planeta absorbe alrededor del 50% del dióxido de carbono que producimos y se cree que los océanos y los bosques de Canadá y Siberia, por su rápido crecimiento en verano, son los grandes puntos de absorción del dióxido de carbono, pero se requieren datos objetivos.

El OCO tiene un solo instrumento, un espectrómetro que rompe la luz del sol reflejada en la superficie de la Tierra en sus colores y, a continuación, el espectro de análisis para determinar cuánto dióxido de carbono y oxígeno molecular está presente.

Luego, cruzarán los datos con modelos de estimación para calcular cómo se mueve y se mezcla el CO2. Esta información es esencial para mejorar las predicciones de los futuros aumentos del gas y su impacto en el clima. Por tanto, puede ayudar a la toma de decisiones políticas sobre el cambio climático.

Fuente: Ecología microsiervos




En México haz algo creemos que todos podemos y debemos hacer algo a favor del medio ambiente. En la búsqueda de salvar a nuestro planeta no existen las acciones pequeñas. Son los esfuerzos de cada uno de nosotros, por más pequeños que estos parezcan, los que lograrán darle un futuro mejor a nuestro mundo y nuestro país. En esta página encontrarás noticias sobre medio ambiente, información sobre temas relevantes, y lo más importante, acciones que puedes realizar a favor de la ecología.


Más acerca de nosotros

  • Organizaciones participantes


  • Buscar en el sitio


  • Suscríbete

    Recibe las novedades del sitio en tu lector de feeds, correo electrónico o twitter:

  • De la comunidad